¿Puede comer lo mismo un venado que el ganado bovino?

Juan Manuel Cervantes Sánchez

Departamento de Nutrición

Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia

Universidad Nacional Autónoma de México 

Resumen:

Los cuentos didácticos son una pieza básica en la consecución de los objetivos educativos, son, asimismo, complemento a las diferentes actividades formativas. Tiene como finalidad introducir al estudiante en un área muy bien definida del conocimiento, en un corto tiempo. En esta ocasión este recurso didáctico es utilizado para mostrar al alumno la importancia del estudio de la anatomía y fisiología comparativa del aparato digestivo de los rumiantes, y así entienda las diferencias que existen en alimentar a un venado y a una vaca.

PALABRAS CLAVES: rumiantes, morfofisiología digestiva, cuento.

Abstract

The didactic stories are a basic piece in the attainment of the educative objectives, are also, complement to the different educative activities. It has as purpose introduces to the student in a very well-defined area of the knowledge, in a short time. In this occasion this didactic resource is used to show a student the importance of studying comparative anatomy, and physiology of the digestive system of the ruminants, and so in understand the differences in feeding a deer and cow.

KEY WORDS: ruminants, digestive morpho physiology, tale.

Recursos: Imaginación, motivación del interés, la atención, la curiosidad, la duda, la impaciencia, la corazonada, la expectativa, la imaginación, la memoria, la simpatía, la antipatía, el temor, la contradicción, la travesura, la satisfacción, el placer, la sorpresa, entre otros.

Cuento didáctico:

Era una mañana calurosa de verano cuando a la puerta del cubículo 09 se aerco una estudiante, misma que tocó tres veces: "TOC, TOC, TOC", ¿se puede?

En el interior del cubículo de cristal una persona ya mayor le hizo una seña con la mano indicándole: - Adelante.

- Hola Profesor, soy Regina Rubio, tengo una duda y pensé que usted podría ayudarme a entenderla.

- Pues trataré, dime de qué se trata.

- Pues verá, tengo unos tíos que viven en la tierra caliente michoacana y tienen un pequeño hato de venados; y como saben que yo estudie veterinaria me mandaron un email preguntándome cómo se alimentaban los venados. Yo les contesté que igual que una vaca, claro, guardando las proporciones.

- ¿Y qué pasó después?

- Durante los primeros días los animales comían poco. Yo pensé que era normal pues los animales los habían comprado cerca de Pátzcuaro, Mich., viajaron unos cien kilómetros, para después confinarlos en un corral, yo pensé que se debía a la adaptación los habían metido al corral, pero después de un mes ya se les notan los ijares.

- Dime Regina, ¿crees que para una distancia tan corta los animales requieran adaptación?

- Pues quizás la distancia es corta pero Pátzcuaro se encuentra a mayor altitud que La Huacana.

- Déjame buscar información en internet. Pátzcuaro, 2140 metros sobre el nivel del mar, temperatura media anual 15ºC, precipitación pluvial 1046 mm/año. Mientras que La Huacana se encuentra a 480 metros sobre el nivel del mar, temperatura media anual 27.8ºC y una precipitación de 825 mm/ año. ¡A caray! Hay mucha diferencia de altura, temperatura y precipitación pluvial ¿Pátzcuaro está en zona fría, mientras que La Huacana se encuentra en clima caliente.

- ¿Tomaron las precauciones antes de transportarlos?

- Si profesor, incluso llegaron en buen estado al corral.

- ¿Los revisaron, vacunaron y desparasitaron?  

- Si, pero siguen comiendo muy poco.

- ¿Y en qué condición corporal llegaron?

- ¡Ay profesor!, me da pena confesarle que no sé qué es eso.

- Oye Regina, ¿hace cuanto que estudiaste veterinaria?

- Qué pena profesor me siento fatal.

- No hay de qué avergonzarse - dijo el profesor-, es mil veces mejor aceptar nuestras limitaciones y solicitar ayuda, y es lo que estás haciendo en este momento.

- Bien, entonces le contaré: estudié en el periodo 1990-1994, aunque terminé los créditos académicos la vida se me complicó y por lo tanto no hice mi tesis y me atoré en la titulación. Ahora que mi mente está más clara he vuelto a la veterinaria.

- Siento realmente oír todo esto, pero al mismo tiempo te felicito por reanudar lo que dejaste inconcluso, si requieres alguna orientación cuenta conmigo. 

Hasta dónde yo sé en el plan de estudios de la Facultad de Veterinaria el tema de la condición corporal no formaba parte de la asignatura de nutrición y alimentación de los animales. La condición corporal es un instrumento mediante el cual podemos tener una idea del estado fisiológico de un animal en función de su apariencia externa, esto es, el animal puede estar delgado, en buen estado, o gordo. Para el caso del venado se utiliza la escala canadiense del 1 al 5, En esta escala, un animal flaco recibe calificación entre 1 y 2, moderado de 3, y gordo de 4 a 5.

- ¡Qué interesantes avances ha tenido la zootecnia!

- Antes de que te vayas me recuerdas que te dé una lista de lecturas al respecto. Pero aún seguimos sin resolver el problema. Dime ¿cómo están alimentando a los venados?

- En la zona por dónde están los venados hay algunos establos y corrales con ganado de engorda, por esta razón las alimentan como si fueran vacas, claro, guardando las proporciones.

- Por muchos años se había pensado que no existía diferencia entre alimentar a una cabra y a una vaca. Algunas personas pensaban que había algunas diferencias, pero que estas se debía a las diferencias de peso, y que con guardar las proporciones bastaba. Sin embargo, el estudio exhaustivo a partir de la década de 1990 de la morfofisiología digestiva de las especies rumiantes nos ha dado información suficiente para determinar que no es lo mismo alimentar a una vaca que a una cabra.

- ¡No me diga profesor, yo pensé que se debía a otra causa!

-Aunque las dos especies son rumiantes presentan diferencias notables en cuanto a su fisiología y su conducta. De acuerdo a Hoffman y tomando en cuenta varias características morfofisiológicas hay tres tipos de rumiantes: a) Comedores de hojas como el venado (selectores de concentrado); b) Comedores intermedios como las cabras; y c) Comedores de forraje como las vacas.

- ¡Tiene razón profesor, cuando he comido menudo (platillo que contiene rumen y compartimientos) de borrego me he dado cuenta que está más papilado que el de vaca!

- Así es, pero déjame darte más información al respecto. Los comedores de hojas son animales de cuerpo esbelto y delgado, patas largas y delgadas; cuello largo, boca con labios muy móviles, lengua muy móvil, cuyo epitelio se encuentra poco cornificado por lo que su percepción del sabor es muy aguda, además de que las glándulas salivales son de mayor tamaño y la secreción salival es más abundante. Por esta razón los comedores de hojas se protegen de los tóxicos que pueden estar presentes en el alimento a partir de su percepción a través de los sentidos del gusto y del olfato. La mandíbula es más larga. El rumen es proporcionalmente más pequeño y no está saculado, pero en contraste está más papilado (lo que contribuye a una absorción mayor de ácidos grasos volátiles). El hígado es proporcionalmente mayor y el intestino delgado es más corto. En contraste el ciego es de mayor tamaño (lo que complementa en parte la fermentación ruminal). A este grupo pertenecen: el venado, la jirafa, etc.

En estos animales la digestión es muy rápida y en algunos casos no rumian, ya que el alimento que regularmente lo consigue por medio del ramoneo de leguminosas arbustivas y presentan a la vez una mejor calidad nutricional, por lo que la fermentación es más rápida y la absorción también es rápida. El rumen presenta un solo estrato homogéneo. Estos animales requieren de periodos muy cortos entre comida y comida, por lo que tienen que consumir alimento frecuentemente. Por su gran percepción del sabor son animales sumamente selectivos, pero propensos a las intoxicaciones en épocas de escasez de forraje. Sus heces son esféricas y secas, lo que nos indica una gran eficiencia en la utilización del agua. Un dato importante es que no tienen vesícula biliar.

- ¿No producen bilis profesor?

- El hecho de no poseer vesícula biliar no los exenta de producir bilis, en estos animales la bilis viene concentrada desde el hígado.

- Entonces, ¿una de las funciones de la vesícula biliar es concentrar la bilis?

- En efecto, así es, pero déjame continuar. Por su parte los comedores de forrajes son animales de tronco ancho, cuello corto, patas cortas y gruesas. Boca con labios poco móviles, lengua con movimientos torpes, su epitelio lingual se encuentra muy cornificado, por la fricción que causan los forrajes cuando son atrapados por la lengua y llevados hacia la boca; esto por supuesto afecta la percepción del sabor, por lo que son poco selectivos. Además, las glándulas salivales presentan un menor tamaño, por lo que la secreción salival es menor. Por esta razón los comedores de forraje no pueden percibir a los tóxicos por medio de los sabores y olores que los alimentos presentan, de este modo tienen que desarrollar mecanismos de detoxificación a nivel del rumen (como es el caso de los nitratos, saponinas, oxalatos, etc., algunas veces inactivándolas y otras exacerbando su efecto). En este grupo se encuentran los bovinos y otras especies.

- Dígame profesor, ¿entonces los venados y las vacas son de diferente grupo?

- Así es, las vacas son comedores de forraje, mientras que los venados son comedores de hojas, Pero permíteme ahondar más en el tema de los comedores de forraje. En estos animales la mandíbula es más corta y ancha. El rumen es proporcionalmente más grande, presenta pilares musculares, pero en contraste está menos papilado (por lo que la absorción de ácidos grasos volátiles es menor). El hígado es proporcionalmente de menor tamaño en proporción al tamaño de su cuerpo, mientras que el intestino delgado es más largo, En cambio, el ciego es de menor tamaño (por lo que su fermentación es poco abundante). En estos animales la digestión es muy lenta y necesariamente tienen que rumiar. El rumen presenta varios estratos. En pastoreo su alimento comúnmente lo obtienen a partir del pastoreo de gramíneas, forrajes de menor calidad si se les compara con las leguminosas. Entonces la fermentación es más lenta, así como la absorción. Estos animales requieren de periodos más prolongados entre comida y comida. Sus heces son pastosas y húmedas, lo que nos indica una baja eficiencia en la utilización del agua.

- Tiene razón profesor, ¡las heces de los venados no se parecen a las majadas de las vacas!

- Los venados pertenecen al grupo de los comedores de hojas. Entonces, son animales que perciben muy particularmente los sabores, lo que las hace sumamente selectivas, muy perceptibles a los cambios de sabor de las arbustivas y pastos sobre todo en épocas de sequía. Requieren consumir frecuentemente alimento de muy buena calidad. Y sobre todo aprovecha con mayor eficiencia el agua que consumen, quizás por esta razón se han adaptado exitosamente a las condiciones de la zona árida del territorio mexicano.

- Entonces, Dr. Azoé, dejando de lado el factor altitud, ¿será posible que algún ingrediente de la dieta les esté afectando?

- ¿Tienes sospecha sobre algún ingrediente de la dieta?

- Pues los alimentan como bovinos en corrales, les dan un tercio de rastrojo de maíz, otro tercio de grano de sorgo y el último tercio de pollinaza.

- ¿Cuál de los tres es el más oloroso?

- Pues he probado el rastrojo, el grano de sorgo también, pero no me animo a probar la pollinaza, huele como a amoniaco. Pensándolo bien, esta última sería la principal sospechosa.

- Diste en el blanco, este ingrediente es utilizado en la engorda de ganado bovino en algunas regiones de México, mientras que no se pase del 20% del total de la dieta y con un poco de melaza los bovinos no lo perciben. Pero en el caso de estos venados están recibiendo el 33% y eso no está bien. Además de lo que hemos platicado la pollinaza puede inducir a una intoxicación por cobre.

- Ya no me diga más Dr. Azoé, tengo ya los suficientes elementos para resolver 

- Me da gusto haberte ayudado, vuelve pronto.

No hay comentarios:

Los más leídos